Alejandra España
“Hacer presente lo latente ”
Noviembre 2019

Alejandra España

Ciudad de México, 1982.

Licenciatura en la ENPEG (2002-2007). Su obra se ha expuesto de forma individual en diversas ocasiones en la Ciudad de México y en exposiciones colectivas en países como Estados Unidos, Canadá, Austria, Perú, Colombia, Francia, España, Eslovenia, Alemania, Inglaterra y Venecia así como en museos y espacios culturales entre los que destacan el Museo Rufino Tamayo, Museo Carrillo Gill, Museo de la Ciudad de México entre otros. En el 2013 su trabajo en animación es premiado en la VI Bienal Nacional de Artes Visuales de Yucatán.


Más info aquí.

Cred. foto: Arnaud Zein El Din

 

‘La abstracción es real, probablemente más real que la naturaleza’.

Josef Albers.

A través del lenguaje de la abstracción se hacen presentes ‘latencias’, dimensiones que probablemente remitan a distintos tiempos de nuestro devenir como especie: antiguos, futuros y recientes. La obra de Ale España apuesta por abrir fisuras en esa memoria histórica y sensible por medio de sus collages, constructos que expande finamente utilizando hoja de oro y papeles varios sobre madera o tela. Sus imágenes plantean posibilidades de pensar indistintamente lo pictórico, el paisaje, el silencio y el vacío de las formas y el color de la manera más concreta. Incluso, mirarlas desde la aprehensión de un déjà vu. Para España la receptividad de lo visual en el arte a partir de la memoria es fundamental.

Como parte de la propuesta para la galería, la artista incluye un tapiz que produce en la región oaxaqueña de Teotitlán del Valle. Sus formas, ahora ocupando un entramado de hilos parecieran anclarse a un paisaje suspendido de cuerpos-manchas guiadas por la ruta que marcó el telar. Hay algo ‘geológico’ en ellas, apariciones que remiten a un corte transversal del magma del mundo. Algo que arde y se apacigua al mismo tiempo. Realidades que se devuelven a su estado más fundacional y primigenio desde una ‘abstracción’. El ‘sentido abstracto’ de un momento, de un objeto, de un respiro. Aquella latencia que nos hermana y que nos hace pensar que es un flujo mucho más real de que lo que creemos.

Violeta Celis

Curadora.